Rabietas. 7 pautas para controlarlas

Uno de los cambios más drásticos durante la etapa infantil es la crisis de los tres años. La rebeldía propia de esta etapa de crisis apenas dura unos meses, si le permitimos desarrollar la autonomía que necesita y sabemos marcar bien los límites.

Necesita que le permitamos ser más independiente

Cuando se inicia una crisis, los padres se desconciertan. No se explica lo que le está sucediendo a su hijo.

rabieta

Te marcamos 7 pautas que te ayudaran a controlar las rabietas de tu hijo y superarlas:

  • Está furioso, necesita tranquilizarse.
  • No le regañes ni le digas lo que debe hacer. Indícale que se tranquilizarse (a ser posible a su cuarto) y que hablaréis después.
  • Hasta que no se haya tranquilizado no le prestes atención.
  • Cuando esté tranquilo, felicítale por haber logrado tranquilizarse y explícale que no le vas a prestar atención cuando utilice la rabieta para conseguir algo.
  • Anímale a expresarse sin utilizar la rabieta la próxima vez que desee algo.
  • Explícale que habrá veces que no le concederás lo que quiere, aunque lo pida bien, por diferentes motivos.
  • Es importante que conozca la norma: “Me hacen caso cuando no hago rabietas”, el límite: “No me hacen caso si hago rabietas”, la consecuencia: “Si hago rabietas, me tengo que tranquilizar, después siempre me escuchan”.

Debes permitir que haga todo aquello para lo que está capacitado, además de dirigirte a él sin gritar, hablándole con cariño. Enseñándole a crecer seguro, deja de oponerse con berrinches y rabietas. Comprende que crees en su potencial para aprender y se siente querido y respetado.

Facebooktwitterlinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.