8 consejos para que nuestros hijos sean ordenados

 Enséñale. No le exijas que lo sea sin explicarle cómo logarlo.

  • Enséñale a ordenar su espacio y objetos personales, antes de pretender que contribuya al orden de espacios comunes.
  • Enséñale a ordenar su horario, de acuerdo a las actividades que necesite desarrollar cada día: actividades diarias, de estudio, y de tiempo libre.
  • Ayúdale a descubrir las ventajas del orden en su vida. No pretendas que ordene por obediencia externa o por temor a amenazas y castigos.
  • Ayúdale a descubrir las ventajas del orden en la vida de las personas que conviven con él, para que desarrolle su empatía y solidaridad.
  • Explícale lo que debe ordenar de acuerdo a lo que ha aprendido, y establece límites claros: no lo debe dejar desordenado.
  • Establece la consecuencia en caso de dejar algo en desorden: lo tendrá que ordenar en otro momento, nadie se ocupará de ordenarlo.
  • Anímale a ser ordenado. No le castigues, cumple la consecuencia establecida.
  • Felicítale cuando consiga ser ordenado. No le des premios materiales: ¡valorar su esfuerzo es el mejor premio!IMG_6648

 

Facebooktwitterlinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.