Seguramente sientes la necesidad de provocar cambios en tu vida.

Te preguntas: ¿Me siento a gusto conmigo misma/o? ¿Así quiero que sea la relación con mi familia y las personas de mi entorno? ¿Merece la pena el esfuerzo que hago para lo que consigo? ¿Hago lo que verdaderamente deseo? ¿Cómo quisiera que fuese mi vida?…

Si deseas encontrar respuesta a estas preguntas, ¡a ti va dirigido este curso!

Duración

12 horas (4 sesiones de 3 horas)

Contenido

Descubrirás:

  • Los retos y oportunidades que nos ofrece cada etapa, desde la juventud hasta el final de la vida.
  • Por qué son importantes las crisis y cómo superarlas.
  • Cómo afrontar tu reto personal.
  • Liberarme supone vivir de acuerdo con mis sentimientos, y dejar vivir a los que sienten diferente, haciendo el esfuerzo necesario para lograrlo.

Aprenderás a:

  • Comprenderte mejor y a comprender a los demás.
  • Hacer lo que verdaderamente deseas sabiendo afrontar las dificultades.
  • No desvivirte ni someterte a presiones familiares y de otras personas, liberándote de imposiciones.
  • Comunicar lo que sientes y poner límites sin dejarte manipular. Sabrás decir “no” sin culpabilizarte o sentirte egoísta.
  • Ser tolerante y respetuoso/a con todos sin tratar de imponer tu criterio.
  • Sentirte cada vez más a gusto contigo mismo/a, disfrutando con los que elijas.

Podrás decidir:

  • ¿Quiero vivir siendo una persona sometida o liberada? ¿Deseo someterme al mandato social o liberarme de la presión que supone “obedecer” a quienes deciden por mí (pareja, hijos, padres, otras personas de mi entorno laboral o social…)?
  • ¿Estoy dispuesta a respetar y aceptar que vivan, a su manera, las personas diferentes a mí?

 

“Educar no es fabricar adultos según un modelo sino liberar en cada persona lo que le impide ser ella misma, permitiéndola realizarse según su genio singular.”

Oliver Reboul
Nombre(Obligatorio)
Consentimiento(Obligatorio)
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Dirigido a las personas que deseen vivir de acuerdo con sus sentimientos y disfrutar con los que conviven, liberándose de la presión que supone obedecer a quienes deciden por ellas.