Aprender lectura comprensiva y escritura creativa

A través del método Leolandia, un proyecto de lectoescritura diseñado para el logro de la lectura comprensiva y la escritura creativa, los niños disfrutan leyendo y escribiendo cuentos, a la vez que se potencia su autoestima y su educación socioemocional y en valores, abriéndoles las puertas al mundo del conocimiento y la cultura. Se basa en el disfrute de cuentos, leídos y escritos, desde el inicio del aprendizaje.

 

Algunas pautas para aprender lectura comprensiva y escritura creativa:

imaginacion

 

  • Contarles cuentos. Los cuentos son la motivación imprescindible para el aprendizaje y disfrute de la lectoescritura.
  • Organizar los cuentos en la biblioteca de aula y enseñar a los niños a cuidarla.

 

 

Enseñarles a:

  • Leer las imágenes de los cuentos y establecer un tiempo de lectura diaria (unos minutos es suficiente) para que adquieran el hábito lector.
  • Leer los signos de su entorno: luces de semáforos, sonido de ambulancias, paso de cebra, farmacia, no fumar, silencio, aseos…
  • Leer e identificar globalmente sus nombres.
  • Leer e identificar palabras que permanezcan escritas habitualmente en las aulas: biblioteca, lápices…
  • No pretender que los niños pasen de la lectura mecánica a la comprensiva.
  • Enseñar a comprender, no a decodificar textos: leen en silencio y únicamente expresan en voz alta lo que han comprendido.
  • Fomentar el dibujo de cuentos: soporte de la escritura creativa.
  • Pasar de la comprensión lectora a la escritura creativa basada en lo que desean expresar, no en la copia repetitiva de trazos, letras y palabras fuera de un contexto significativo.
  • Antes de trazar los signos gráficos, no realizar ejercicios de caligrafía, desarrollar juegos psicomotrices, actividades de la vida diaria y manualidades. Practicar trazo de siluetas y colorear.
  • Las letras son el instrumento para aprender a leer y escribir. No son las protagonistas de la lectoescritura.
  • Utilizar métodos mixtos que aprovechen las ventajas de los métodos global, fonético y silábico, evitando sus inconvenientes.
  • Presentar las sílabas ca-co-cu-que-qui, za-zo-zu-ce-ci, ga-go-gu-gue-gui de acuerdo con su sonido, no con su grafía.
  • Enseñar a superar las dificultades de ortografía que generan algunas letras (h, b-v, ge-gi, ll-y, x) mediante dibujos y textos disparatados. Se trata de un aprendizaje eficaz y divertido que contrasta con la forma habitual de aprender ortografía basada en reglas ortográficas.leer2
Facebooktwitterlinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.